Salón Hanna

El Salón de Hanna Caball fue un proyecto que necesitaba reflejar la personalidad de la marca. Su paleta de colores era de blanco, negro y rojo. Por la cantidad de productos que tiene la marca dentro de la recepción se propuso una pared expositiva de productos.

El diseño juega con volúmenes que se intersectan y con ello quise que resaltaran utilizando el rojo en el counter o un vidrio con vinil traslucido en rojo que iba apoyado en un camino de piedras canto rodado blanco en piso. En el interior del salón se delimitó la zonificación desde el diseño de piso.

Cada puesto tenía un espejo con almacén lateral escondido y las sillas fueron tapizadas con el característico rojo de la marca. Para el área de manicure se realizó un juego de diferentes luminarias y se nos permitió incorporar sillas de diseño para darle personalidad.

El espacio llevó un diseño de techo sencillo con iluminación general y un borde de iluminación indirecta en el cielo raso. El área de lavacabezas se prefirió que sea privada y con apoyo de almacén. El espacio fue de distribución sencilla pero con zonas bien marcadas que fueron acompañadas por gigantografias para enriquecer el espacio desde diferentes ángulos.

La propuesta de un salón de belleza en base a una marca de productos requiere resaltar la esencia de la marca exponiendo los productos pero presentando este nuevo espacio a los usuarios de la marca.

Katherine recomienda

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?